¿Conoces el Smart packaging? Descubre las últimas tendencias en packaging

Innovación

Smart packaging y bio packaging son solo dos de las tendencias en nuevas tecnologías de envasado que más van a dar de qué hablar. Hablamos de materiales y formas de envasar que responden a las nuevas exigencias del consumidor, mucho más concienciado acerca de los riesgos alimentarios y de la carga de sostenibilidad que tienen sus decisiones de compra.

El sector del plástico está volviendo la mirada hacia la naturaleza por un doble motivo: para emplear materiales más respetuosos con el medio ambiente y para copiar estructuras y métodos naturales y aplicarlos a la industria, especialmente para el envasado de alimentos, consiguiendo resultados muy interesantes.

El packaging inteligente o Smart packaging

El Smart packaging es aquel que introduce mejoras en la forma en que transmite información al consumidor. Es capaz de contar en qué estado se encuentra su contenido e incluso trazar su viaje a lo largo de la cadena de distribución. Y además es capaz de mantener aquello que contiene en perfectas condiciones.

Por tanto, hablamos de un Smart packaging que además es activo: su aportación enriquece enormemente el valor de lo que preserva, no se limita a facilitar su transporte y almacenamiento. Y esto lo consigue fundamentalmente a través de varios indicadores desarrollados por tecnologías avanzadas:

  • Indicadores de temperatura o de tiempo de envasado: estos estarán en el exterior del envase, ya que su objetivo es transmitir información al consumidor. Por ejemplo, nos pueden avisar de si un refresco está ya a la temperatura óptima para su consumo.
  • Detectores de humedad o contaminación: estos estarán en contacto con el alimento para avisar de la presencia de bacterias, por ejemplo.
  • Información de trazabilidad y autenticidad: se trata de indicadores externos que garantizarán la legitimidad de un producto y que aportarán información relevante para el consumidor, tanto como para inclinar su decisión de compra. También pueden llevar localizadores que faciliten enormemente su distribución.

Y lo mejor es que esta información extra se ofrece de manera actualizada. Pero no solo hablamos de envases que avisan, también podemos empezar a hablar de envases que toman medidas cuando es necesario. Por ejemplo, emiten algún tipo de señal (con un cambio de color) para avisar de que un alimento ha caducado.

Smart packaging y Social packaging

El Smart packaging también es capaz de proporcionar experiencias extra al consumidor, siendo una gran herramienta de refuerzo de branding. Por ejemplo, a través de ciertas aplicaciones en redes sociales se puede aplicar realidad aumentada al envase que está en el lineal del supermercado y que está grabando un comprador.

En la pantalla puede desplegarse un menú muy completo, con recetas, consejos, vinculación con hashtags, con otras apps que permiten hacer la compra y un largo etc. de posibilidades. Con estas posibilidades, el propio envase se convierte en herramienta de desarrollo del plan de marketing y además haciendo partícipe al hipotético comprador.

Smart packaging y Bio packaging

El Bio Packaging también es un packaging inteligente, pero en este caso la inteligencia se ha aplicado a conseguir generar el menor número de residuos fabricando los envases con fibras naturales biodegradables o creando, directamente, envases comestibles.

Aunque suene a futuro lejano, lo cierto es que ya se están desarrollando este tipo de envases en los que se utilizan materiales propios de los seres vivos (de ahí su denominación de Bio packaging) tales como lípidos o proteínas.

Otras tendencias en packaging

Además del Smart packaging, en el mercado empezamos a encontrar soluciones de envasado tan llamativas como sostenibles. Hablamos del packaging reutilizable. Se trata de envases que combinen una función que tradicionalmente se asociaba a un solo uso, con una segunda posibilidad de utilización.

Con este tipo de envases se está apostando claramente por la economía circular, que se suma a las posibilidades de reciclaje para tratar de que no haya puntos de fuga y la mayor parte posible de los materiales vuelvan al ciclo productivo. Se trata de una tendencia en la que el diseño y la creatividad tienen mucho que aportar.

El Smart Packaging y estas otras tendencias innovadoras, que mejoran tanto la percepción del cliente como la seguridad alimentaria, y que asumen seriamente la responsabilidad medioambiental, son para nuestro sector un reto relativo, ya que la investigación e innovación impregnan todas nuestras acciones.

La evolución del mercado y la tecnología permite una visión mucho más amplia del envase que deja de ser un simple recipiente para pasar a ser factor de valor añadido para aquello que contiene. El Smart packaging va a ser capaz de desarrollar una capacidad de interacción e información nunca antes vista, y que se traducirá en una percepción de seguridad y cercanía muy interesante para las marcas.

Los próximos años serán interesantes, y con toda seguridad tecnologías en envases que ahora nos parecen futuristas pasarán a ser básicas, especialmente en envases alimentarios. Os proponemos seguir de cerca esta evolución a través de nuestro blog, en el que reflejamos nuestro compromiso con la sostenibilidad y la innovación. Os esperamos.


Sé el primero en leer nuestras novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los posts más recientes de nuestro blog.



CONSÚLTANOS TUS DUDAS

En SP Group optimizamos nuestros procesos de produción para dar el servicio más eficiente a la gran industria. Son muchas las empresas multinacionales que confían cada día en nuestra capacidad de producción para resolver sus necesidades de packaging flexible.
Si estás interesado en saber como tu compañía puede beneficiarse de nuestros servicios, déjanos tus datos y uno de nuestros asesores comerciales se pondrá en contacto contigo o si lo prefieres consulta los datos de contacto del asesor de tu zona.

EL TIEMPO MEDIO DE RESPUESTA COMERCIAL ES DE 24/48 HORAS.