¿Qué son los envases activos? Tipos y funciones

Tecnología

El futuro del sector del envasado pasa por la utilización de envases que consigan aumentar la vida útil de los alimentos sin mermar la calidad de los mismos. Este avance tecnológico es lo que se conoce como envase activo y ha supuesto toda una revolución para el sector alimentario.

A continuación, te contamos qué son los envases activos, sus tipos, ventajas y funciones que desempeñan.

¿Qué son y cómo surgen los envases activos?

Los envases activos son un sistema de envasado que actúa de forma coordinada para mantener e incluso mejorar la salubridad, las propiedades organolépticas y la calidad del alimento envasado alargando así su vida útil.

Surgen como respuesta a las necesidades de los consumidores actuales, que demandan productos frescos, de fácil consumo y en muchos casos semielaborados. Además, a ello hay que añadir la tendencia a consumir alimentos más saludables, con menores tratamientos como la reducción de los conservantes, así como con un mayor tiempo de conservación.

Tipos de envases activos

Existen diferentes tipos de envases activos dependiendo de los sistemas que se utilicen, por lo que pueden clasificarse de la siguiente manera:

Envases activos con sistemas que actúan sobre la temperatura: son aquellos sistemas que permiten calentar o enfriar el alimento y también pueden potenciar la temperatura en el interior del envase. Es el caso de la bolsa VSteam, que hace posible llevar a cabo el proceso de cocinado y de consumo en un mismo envase.

Envases activos con sistemas que absorben o emiten sustancias: los absorbedores eliminan sustancias no deseadas, como el oxígeno, el etileno, el exceso de humedad o determinados olores y sabores. Por su parte los emisores son los que emiten sustancias con capacidad antimicrobiana como dióxido de carbono o el etanol.

Envases activos son sistemas que modifican la composición del alimento o que interaccionan con él: las investigaciones han permitido la aditivación de materiales con extractos naturales, cuyas funciones pueden ser antimicrobianas, absorbentes de olores y sabores, enzimáticas y antioxidantes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta tendencia del futuro tiene que realizarse de acuerdo a las normas de seguridad alimentaria, tanto en lo que a sustancias autorizadas se refiere, como en los requisitos que deben cumplir los materiales que entren en contacto con los alimentos.

Mecanismos de actuación en el funcionamiento del envase activo

La forma de actuación del envase activo puede ser de dos maneras:

Introduciendo el elemento activo en el interior del envase: junto con el producto se coloca una bolsita, sobre o etiqueta que puede soltar por ejemplo una sustancia antimicrobiana para ralentizar el proceso de deterioro, o también para captar el oxígeno y que los alimentos no se estropeen.

Incorporando el elemento activo en el propio material del envase: Mediante extrusión, laminación o impresión. Este mecanismo resulta más atractivo para el consumidor que el anterior, ya que no encuentra ningún elemento extraño que pueda llevar a confusión en el interior.

Beneficios de los envases activos y aplicaciones de futuro

Entre los beneficios de la utilización de envases activos podemos destacar que el aumento de la vida útil de los alimentos, con lo que se consigue alargar las fechas de caducidad, reducir el desperdicio de alimentos y permite una distribución del producto a lugares más alejados del punto de origen.

SP Group colabora en diferentes proyectos con los envases activos y biodegradables como protagonistas. Un ejemplo de ello es el proyecto AVANZA-S, en el que se investiga cómo reducir el desperdicio de alimentos y el uso de recursos del sector con la creación de envases avanzados para el sector de los cárnicos frescos; o el proyecto BIOBARACTIVE, para conseguir el primer envase para productos cárnicos procesados realizado con materiales multicapa y con barrera a los gases, pero además totalmente biodegradable y compostable.

Respecto a las aplicaciones de futuro, las investigaciones se orientan hacia novedosos sistemas como pegatinas que detectan si la cadena de frío se ha roto, adhesivos con forma de semáforo que captan el etileno que desprenden las frutas para señalar su estado de maduración o envases que incorporan pequeños microchips. Sin embargo, en todos ellos hay que comprobar de forma exhaustiva en cómo inciden en la seguridad de los productos.

UV BLOCK: Mayor protección para los alimentos

UV Block de SP GROUP es un filtro UV-Visible que se utiliza en envases para productos grasos como pescados, carnes grasas o productos fritos como frutos secos, que tienen un mayor riesgo de oxidación al entrar en contacto con la luz.

El filtro UV BLOCK evita la oxidación de vitaminas, colores o grasas y tiene una alta efectividad en la protección microbiológica del alimento. Además, este filtro no repercute en las propiedades mecánicas del envase ni en la visualización del alimento.

¿Te ha interesado esta información? Suscríbete a nuestro blog y sigue todas las novedades del sector.


Sé el primero en leer nuestras novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los posts más recientes de nuestro blog.



CONSÚLTANOS TUS DUDAS

En SP Group optimizamos nuestros procesos de produción para dar el servicio más eficiente a la gran industria. Son muchas las empresas multinacionales que confían cada día en nuestra capacidad de producción para resolver sus necesidades de packaging flexible.
Si estás interesado en saber como tu compañía puede beneficiarse de nuestros servicios, déjanos tus datos y uno de nuestros asesores comerciales se pondrá en contacto contigo o si lo prefieres consulta los datos de contacto del asesor de tu zona.

EL TIEMPO MEDIO DE RESPUESTA COMERCIAL ES DE 24/48 HORAS.