Claves del material termoformable rígido: ¿qué es y cómo se usa en packaging?

Tecnología

Las aplicaciones de un material termoformable son variadas: desde la fabricación de piscinas o de diferentes piezas plásticas, hasta envases tanto para alimentación como para productos no alimentarios. Tanto para la elaboración de bandejas, blíster, como para el envasado de alimentos, el material termoformable se posiciona como una de las mejores opciones del mercado y desde SP Group queremos contarte el por qué.

Material termoformable rígido: ¿cómo se usa en el packaging?

Existen muchos ejemplos de aplicaciones del material termoformable en el mundo del packaging: entre las principales encontramos, las bandejas para alimentos.

El principal objetivo del este material en el mercado alimentario es ayudar a conseguir una mejor conservación de los alimentos, y prueba de ello la encontramos en el envasado de productos con distintas cualidades. Podemos observar ejemplos de material termoformable en bollería y también en torno a productos que necesitan unas condiciones de conservación y presentación muy específicas, como son las verduras y ensaladas frescas, la carne, el queso y el pescado.

Por otro lado, también podemos encontrar ejemplos de este tipo de material en otros nichos de mercado. La industria cosmética y de higiene o el envasado mediante blíster, empleado en todo tipo de productos farmacéuticos, así como en multitud de sectores no alimentarios, son grandes ejemplos de cómo el material termoformable rígido puede adaptarse a las necesidades reales de múltiples productos.

termoformable

¿Cómo es el proceso de elaboración del material termoformable rígido?

El proceso de fabricación del termoformable varía según si el material que se fabrique es monolámina o multilámina.

Desde el silo el granulado plástico, a través de conductos, pasa a la extrusora y la materia prima en sacos es vertida en cajones entrando a la extrusora por aspiradores. En la extrusora se alcanzan temperaturas elevadas (210-285ºC) que, junto a su característica inerte, garantizan la inocuidad microbiológica del plástico.

La línea de rígido de SP Group cuenta con dos zonas de extrusión, la primera en la que se introduce la materia prima para fabricar monomaterial de PET, en esta, la materia prima entra en un horno de secado durante cuatro horas y posteriormente entra en la extrusora donde se funde, fluye por la hilera cayendo sobre las calandras de enfriamiento donde solidifica y va cogiendo el espesor requerido, la lámina pasa a la estación de corte y rebobinado y se prepara para el cliente.

Cuando se fabrica una lámina multilámina el proceso productivo se realiza por coating. La lámina se forma por adhesión de la lámina de poliéster fabricada in situ en la primera extrusora según el proceso descrito anteriormente, con un polietileno fundido procedente de la segunda zona de extrusora de la línea de rígido, posteriormente pasa a la zona de corte y rebobinado para salir según requisitos de cliente.

Cuando la lámina lleva además barrera, la lámina fabricada en la línea de flexible se deja caer sobre la lámina de poliéster estabilizada y seguidamente se añade el polietileno fundido de manera que quedan las tres capas anexionadas. Posteriormente pasa a la zona de corte y rebobinado para salir según requisitos de cliente. La adhesión es favorecida mediante el empleo de primer.

¿Cómo es el proceso de termoformación del material termoformable rígido?

El proceso de termoformación de láminas plásticas es bastante sencillo. Se comienza con una lámina de un material plástico, siendo lo ideal que este sea altamente reciclable para aumentar la sostenibilidad del envase.

El proceso consiste en la creación de un envase mediante una combinación de calor y de vacío (con ayuda o no de un pistón). La lámina se calentará hasta su temperatura de formación y se le aplicará fuerza hasta que se adapte al molde sobre el que haya sido colocada. De esta forma, obtenemos una bandeja con las características y medidas particulares de nuestro producto.

En el caso del envasado de productos alimentarios, lo más habitual es que estos se coloquen sobre la bandeja termoformada y, posteriormente, se sellen para su conservación con una tapa flexible cuyas propiedades varían según las características del producto envasado.

termoformable

¿Qué materiales lo componen?

En SP Group nos centramos en la fabricación de láminas termoformables rígidas de PET. Si queremos centrarnos en la sostenibilidad, lo ideal será usar plásticos compuestos 100% de material reciclado y que sea 100% reciclable. Es por ello que uno de nuestros materiales base será el rPET.

Este material, además de reunir dichas condiciones, ofrece una transparencia excelente para que el producto envasado logre resaltar y se aprecien al detalle todas sus propiedades. Por otro lado, nuestro rPET no solo es resistente a los impactos durante el proceso de envasado y transporte, sino que es totalmente seguro para el contacto alimentario, tal y como certifica la EFSA en su evaluación N.º 2017/4843.

También existen otras opciones como el APET PE. Es un material muy transparente que logra resaltar de forma notable el producto y al cual se le puede incorporar barrera. Además, se le puede añadir la propiedad de ser pelable para aumentar la comodidad del usuario.

¿Cuáles son las ventajas del material termoformable rígido?

Conseguir alargar la vida útil de los alimentos debería ser una prioridad para la industria de la alimentación. Se estima que un tercio del total de alimentos que se producen se desperdician. En este punto no solo entran los desperdicios de los hogares, sino también fallos en la cadena de frío o en la propia conservación de los alimentos.

Será precisamente aquí donde encontremos una de las mayores ventajas del material termoformable: la de poder conservar los alimentos por más tiempo.

En este sentido, los materiales termoformables ayudan a mantener los alimentos frescos por más tiempo, presentando otras ventajas como mantener la apariencia y el sabor. Además, evitan la contaminación por otro tipo de agentes externos que pudiera cambiar las propiedades del alimento. Pueden actuar como una buena barrera contra la luz, contra el aroma y mantienen una excelente estanqueidad a los líquidos.

No obstante, no son las únicas ventajas de este material. En la industria alimentaria, emplear material termoformable puede hacer resaltar mucho más los productos. No solo consiguen que el consumidor se sienta más cómodo a la hora de adquirirlo, pues puede elegir en base a las características que esté buscando, sino que ayuda a identificar rápidamente si hay alguna incidencia con el producto lo que da al cliente mayor seguridad a la hora de decidirse por un producto u otro.

Además, la ergonomía de este tipo de materiales facilita que el producto esté bien presentado y llegue en buen estado al consumidor final.

Si quieres saber más sobre este material y cómo puedes empezar a utilizarlo en tus productos, contacta con nosotros, estaremos encantados de solucionar todas tus dudas.


Sé el primero en leer nuestras novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los posts más recientes de nuestro blog.



Artículos relacionados

rPET, el material que apuesta por la economía circular

Packaging

El impacto medioambiental que generan los materiales plásticos se ha convertido en una preocupación cada vez más palpable entre los […]

CONSÚLTANOS TUS DUDAS

En SP Group optimizamos nuestros procesos de produción para dar el servicio más eficiente a la gran industria. Son muchas las empresas multinacionales que confían cada día en nuestra capacidad de producción para resolver sus necesidades de packaging flexible.
Si estás interesado en saber como tu compañía puede beneficiarse de nuestros servicios, déjanos tus datos y uno de nuestros asesores comerciales se pondrá en contacto contigo o si lo prefieres consulta los datos de contacto del asesor de tu zona.

EL TIEMPO MEDIO DE RESPUESTA COMERCIAL ES DE 24/48 HORAS.